Síndrome de Estocolmo Laboral

Son conocidos los innumerables casos de explotación laboral en diferentes industrias y empresas del mundo, cuyos patronos se valen de la necesidad del obrero o trabajador para exprimirles al máximo, sometiéndolos a intensas jornadas laborales sin darles el justo pago por su contribución

En torno al Síndrome de Estocolmo Laboral se refiere a la identificación que tiene el empleado de una empresa con su trabajo, a pesar de estar siendo mal valorado y de encontrarse en un ambiente estresante.

Asimismo, muchas veces no tiene una buena relación con el jefe inmediato y demás compañeros de trabajo, así como también que no esté recibiendo la debida remuneración que merece, ni esté siendo respetado.

Sindrome de Estocolmo Laboral

Al respecto, se presentan casos en que el empleado justificar y consiente los malos tratos que recibe de sus superiores o de sus propios compañeros. Esto dio pie a que la persona se someta desde el principio a esto y que se haya acostumbrado tanto a los malos tratos, que dejó de verlos como algo negativo.

Síntomas del Síndrome de Estocolmo Laboral

Entre los principales síntomas o características que presentan las personas con Síndrome de Estocolmo Laboral, están las siguientes:

  • Relación con el jefe basada en el miedo y no en el respeto.
  • Mala convivencia con el jefe y compañeros, bajo un ambiente generalmente tenso.
  • Justifica el mal comportamiento del jefe con él y el resto de empleados.
  • Este síndrome puede presentarse en todas las edades y niveles educativos.

Consecuencias del Síndrome de Estocolmo Laboral

Si no se trata y “elimina” a tiempo, el Síndrome de Estocolmo Laboral puede generar una serie de consecuencias, siendo una de ellas que la persona con el tiempo perderá la seguridad y confianza en sí misma.

Puede llegar a sentirse más limitada y con menos capacidades de las que realmente posee, de manera que no será capaz de defenderse y menos atreverse a cambiar de empleo.

La persona puede comenzar a padecer varios trastornos psicológicos, siendo los más comunes la ansiedad y la depresión o llegar a padecer enfermedades relacionadas con el estrés.

Otro aspecto importante, es que la persona se acostumbra a ser maltratada y manipulada, que cree que no tiene otra salida.

Consejos del Síndrome de Estocolmo Laboral

Para que la persona pueda recuperarse del síndrome y de las distintas situaciones de maltrato a las que está expuesta en la empresa, es necesario que tome en cuenta los siguientes consejos:

  • Reconocer que en la empresa donde trabaja está siendo maltratado (insultos, gritos, burlas, pésima remuneración).
  • Debe aprender a identificar cada consecuencia psicológica o física que le genera el recibir continuamente malos tratos en la empresa.
  • Aliviar las consecuencias producidas por el maltrato laboral. Al ser identificadas, es vital comenzar a trabajar para eliminarlas y recuperarse.
  • Establecer límites o cambiar de empleo. Es imperativo que la persona objeto de maltrato laboral establezca límites personales.
  • En caso de que decida continuar en la misma empresa, debe comenzar a autoimponerse sobre quienes lo maltratan, para hacerse respetar.
  • Consultar con otros profesionales, que le pueden ayudar a encontrar soluciones al problema como psicólogos o abogados.